Hello all you humans! I am Doobee the squirrel. I am the luckiest squirrel in the world! You see, when I was just a young pup in 2009, I fell out of my cozy, comfy nest high up in a tree where my parents left me while they gathered up some dinner. Boy did that hurt! I couldn’t move my back legs properly. Afterwards, a big old dog came by and made me his chew toy for a while, but luckily I escaped and was found by my friend Frank Wezyk. Frank was really kind to me. He took my new friend, Scooby and I to the doctor and got us all fixed up (he found Scooby the same week as me, what luck!). The doctor said we would need constant care and could never be let out into the wild, as we could not take care of ourselves. So Frank took us into his home and cared for us 24 hours a day and trained us to do some incredible things. Taking care of two baby squirrels is more than a full time job you know. We needed to be fed every 2 hours – every day – for 2 months! Man, we were hungry little pups always bothering Frank to feed us then bathe us. Next, he would dry us off and wrap us up all warm on a heating pad he put in the rehabilitation area he built for us. Just look at the picture of me in my tree fort, is that cool or what! As you can see Frank went all out for us; reading up on how best to take care of us and talking with wildlife rehabilitators for advice on how best to raise us. For the whole first year Frank had us, he continued to improve our living conditions, since neither of us could survive on the outside! Frank taught us both to ride quietly on his shoulder for a bike ride around town. If we were very lucky he would let us ride in the basket upfront, where all the food is!!! When the weather permitted, Frank would show us off by driving us around in style in his 1968 Custom Corvette Convertible. The wind through my fur and the sun on my back always made me happy. Scooby didn’t like the wind very much, so he would hide down Frank’s shirt. Hah, silly boy. Frank was very patient with us and taught us all kinds of neat tricks to help us cope with our disabilities. We learned to eat on our backs in Franks hand or in a sitting position – since we couldn’t use our back legs or back muscles to hold ourselves up and eat. Whenever someone saw us doing this, they thought it was amazing! Squirrels don’t do that! people said. Well that was easy, I thought. Try learning how to climb up and then back down when you don’t have proper use of your back end! It was so hard and very frustrating, but Frank never gave up on us. We learned to climb to any area we needed to be and to climb down using large cotton ropes.

Hola todos ustedes los humanos! Soy Doobee la ardilla. Soy la ardilla más afortunado del mundo! Mira, cuando yo era apenas un cachorro en 2009, me caí de mi acogedor, cómodo nido en lo alto de un árbol, donde mis padres me dejaron, mientras recogían algo de cenar. ¡Vaya que eso duele! No me podía mover mis piernas traseras correctamente. Después, un perro grande y viejo se acercó y me hizo su juguete para masticar por un tiempo, pero por suerte me escapó y fue encontrado por mi amigo Frank Wężyk. Frank fue muy amable conmigo. Tomó mi nuevo amigo, Scooby y yo para el médico y nos dieron todo arreglado hasta (que encontró Scooby la misma semana que yo, ¡qué suerte!). El médico dijo que necesitaríamos un cuidado constante y nunca podríamos dejar salir a su hábitat natural, ya que no podía cuidar de nosotros mismos. Así que Frank nos recibió en su casa y cuidó de nosotros las 24 horas del día y nos entrenó para hacer algunas cosas increíbles. El cuidado de dos ardillas bebé es más que un trabajo a tiempo completo ya sabes. Teníamos que ser alimentados cada 2 horas – cada día – para 2 meses! El hombre, que éramos cachorros hambrientos siempre molestando a Frank para alimentarnos luego nos bañarse. A continuación, se secaría despedirnos y nos envuelva todo caliente en una almohadilla eléctrica puso en el área de rehabilitación que construyó para nosotros. Basta con mirar a la imagen de mí en mi árbol fuerte, es tan cool o qué! Como se puede ver a Frank fue todo lo posible para nosotros; leer sobre la mejor manera de cuidar de nosotros y hablar con los rehabilitadores de vida silvestre para el asesoramiento sobre la mejor manera de elevarnos. Para todo el primer año Frank nos tuvo, continuó para mejorar nuestras condiciones de vida, ya que ninguno de nosotros podría sobrevivir en el exterior! Frank nos enseñó tanto a montar tranquilamente en su hombro para un paseo en bicicleta por la ciudad. Si tenemos mucha suerte él, déjenos ir en el upfront cesta, donde toda la comida es !!! Cuando el tiempo lo permite, Frank nos mostraría fuera por nosotros dando vueltas en el estilo en su encargo 1968 Corvette Convertible. El viento a través de mi piel y el sol en mi espalda siempre me hizo feliz. Scooby no le gustaba el viento mucho, por lo que se escondía abajo camisa de Frank. Hah, niño tonto. Frank fue muy paciente con nosotros y nos enseñó todo tipo de truquitos para ayudar a hacer frente a nuestras discapacidades. Aprendimos a comer en nuestras espaldas en francos mano o en una posición sentada – ya que no podíamos usar nuestras piernas de espalda o músculos de la espalda para mantener a nosotros mismos y comer. Cada vez que alguien nos vio hacer esto, ellos pensaron que era increíble! Las ardillas no hacen eso! la gente decía. Bueno, eso fue fácil, pensé. Trate de aprender a subir y luego dar marcha atrás cuando usted no tiene uso apropiado de su parte de atrás! Era tan difícil y muy frustrante, pero Frank nunca se dio por vencido con nosotros. Aprendimos a subir a cualquier área que necesitábamos para ser y para bajar por el uso de grandes cuerdas de algodón.